Aunque han pasado más de 50 años de su creación, The North Face sigue fiel a sus inicios y a la pasión que demostraron sus dos fundadores cuando decidieron abrir una pequeña tienda de montañismo en el barrio North Beach de San Francisco.

Fue allá por el año 1966 cuando dos jóvenes apasionados de la montaña y el aire libre, Douglas Tompkins y Kenneth «Hap» Klopp, abrían esa pequeña tienda. Y, aunque pueda parecer una paradoja, una de las mejores marcas montañeras que revolucionó la forma de entender la ropa y el material de montaña, nació en una playa.

En los años sesenta del siglo pasado, la marca The North Face triunfó entre los alpinistas y comenzó a patrocinar expediciones a los lugares más recónditos e inexplorados del planeta. Esto dió inicio a una tradición que todavía hoy continúa y que se convirtió en el claim de The North Face: 

Never Stop Exploring™

The North Face, la Cara Norte, se llamó así en honor a la cara más fría, dura e implacable de las montañas. Aquella que ha marcado la historia del alpinismo, la que ha marcado los mayores retos del montañismo.

Su logotipo es fácilmente reconocible, ya que consiste en un cuarto de círculo con dos líneas curvas dentro de ella.

Logo-the-north-face

Esta imagen es una interpretación de la famosa formación rocosa Half Dome, en el Parque Nacional de Yosemite.

The-North-Face-Never-Stop-Exploring

Tras esta pequeña intro, a lo largo del post vas a ver la historia de la marca, su modelo de sostenibilidad y te presentaré sus productos más icónicos, tanto en chaquetas como en mochilas.

Realmente son productos de alta calidad que han acompañado a los mejores deportistas de montaña, así que espero que no te los pierdas.

Historia de The North Face

Tal y como te he anticipado antes, la marca nace en 1966 en una playa de San Franscisco, California, y su historia se forja a lo largo de más de estos 50 años de innovación y exploración.

En 1968 deciden mudarse al otro lado de la bahía, a Berkeley y comienzan a fabricar sus propios diseños de ropa, mochilas, sacos, tiendas, acordes con los nuevos tiempos y bajo su propia marca. Es decir, había nacido The North Face.

En la década de los ochenta, crean su división de esquí y snowboard coincidiendo con los inicios del free-ride y esos primeros locos que deciden tirarse por una montaña con una tabla de snowboard o unos esquís eligen esta marca para sus locas aventuras.

En la década de los noventa se produce la expansión de la marca, principalmente propiciada por la explosión del trekking y el outdoor.

Se produce el lanzamiento de la colección Tekware™ pensada para senderistas, escaladores y amantes del aire libre que quieren que su equipamiento sea lo más funcional y cómodo posible.

Después de más de 50 años de historia, es una marca líder mundial con una de las gamas más completas de ropa técnica de montaña, esquí, alpinismo y outdoor del mercado.

“Forzamos los límites de la innovación para que tú puedes forzar los límites de la exploración”.

www.thenorthface.es

Modelo de Sostenibilidad de The North Face

La mayoría de las marcas montañeras comparten su pasión por la naturaleza y el aire libre y se preocupan por proteger el entorno natural. En este afán por proteger el planeta, The North Face cuenta con un modelo de sostenibilidad que implementa estrategias para preservar dicho entorno.

“La misión fundamental de The North Face es promover un movimiento global de conservación y exploración del mundo exterior”

Las estrategias de su modelo de sostenibilidad más importantes son las que paso a presentarte.

Clothes The Loop

Se trata de un programa de recolección de ropa usada. Clothes The Loop se crea para evitar que la ropa usada termine en vertederos y suponga el final de su vida útil.

Gracias a Clothes The Rope, los usuarios pueden entregar su ropa y calzado que no utilicen en cualquier Tienda U Outlet de The North Face sin importar la marca o el estado en el que se encuentren.

Todas estas prendas recogidas en los contenedores habilitados en esas tiendas son enviados a una planta de reciclaje para su clasificación y posterior reciclaje en materia primas.

Dichas materias primas se utilizan para la producción de aislamientos, relleno de alfombras, juguetes y como fibras para ropa nueva.

Para fomentar dicho programa, se entrega al participante un cupón de descuento para su próxima compra.

Todos los beneficios del programa se destinan a organizaciones benéficas de cada país donde se desarrolla Clothes The Loop.

De momento, el programa sólo está activo en Estados Unidos, Francia y Reino Unido, pero seguro que se va haciendo extensible al resto de tiendas U Outlet de The North Face.

Bluesign

Uno de los compromisos de The North Face es la utilización de materiales respetuosos con el Medio Ambiente.

Muchos de los tratamientos que llevan las prendas técnicas para, por ejemplo, repeler el agua, se basan en compuestos perfluorados que son nocivos para el entorno natural.

The North Face y otras marcas montañeras como, por ejemplo, Ternua se han asociado con la firma experta en el sector Bluesign Technolgies para afrontar el reto de producir con materiales cada vez más respetuosos con el Medio Ambiente.

Esta empresa ayuda a las plantas textiles a llevar a cabo un consumo más eficiente de agua y energía y a reducir la cantidad de sustancias nocivas en los tejidos. Puedes ver algunos de esos tejidos, aquí.

El sistema BlueSign® supone un nuevo enfoque sobre la reducción de los impactos de la cadena de distribución en cinco ámbitos principales: 

  • Productividad de los recursos
  • Emisiones de gases
  • Salud y seguridad laborales
  • Vertidos en aguas
  • Seguridad del consumidor

Estándar de Responsabilidad para Plumones (RDS)

El certificado RDS (Estándar de Responsabilidad para Plumones) garantiza que los plumones que utiliza The North Face no provienen de animales que hayan sido víctimas de cualquier daño innecesario, tales como alimentación forzada o desplume en vida.

Al implementar este certificado, la marca cuenta con un sistema que le sirve para controlar la obtención de sus plumas desde su origen hasta la prenda final.

The North Face comenzó a implantar el certificado RDS en todos sus productos en la temporada otoño 2015 con el objetivo de que para la temporada otoño 2017 todos sus productos incorporasen plumones controlados bajo este certificado.

“Nuestra esperanza es que el uso colectivo del RDS promueva las condiciones positivas de bienestar de los animales y que la trazabilidad de la cadena de suministro de los plumones sea mucho más amplia que si lo hiciéramos solos. Creemos firmemente que al impulsar un cambio positivo a través de la cadena global de suministro, el RDS beneficiará a toda la industria en general”.

Adam Mott, Director de Sostenibilidad

Cambio Climático

The North Face es consciente del cambio climático que se está produciendo en nuestro planeta (es una realidad y el que lo niege, se está engañando a sí mismo) y, por ello, ha tomado medidas para reducir el impacto medioambiental que su negocio genera.

“Creemos que el éxito de nuestro negocio está unido fundamentalmente a tener un planeta sano”.

Todd Spaletto, presidente de The North Face

Una de las medidas y la más importante, por la que todas las personas implicadas en proteger el planeta luchan, es la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero.

En 2013, The North Face se propuso reducir sus emisiones un 25% en el plazo de cinco años y, aunque no consiguió su objetivo, llegó a reducir sus emisiones un 21%.

Bueno, algo es algo, y todas las inversiones que realizaron en energía renovables no cayeron en saco roto y ayudan, hoy en día, a que su impacto medioambiental sea menor.

Otra de las medidas que The North Face lleva a cabo y la que más me gusta es la concienciación de los estudiantes de enseñanza media y secundaria a través de su programa Hot Planet/Cool Athletes.

Este programa de concienciación sobre el cambio climático consiste en la visita a los centros de enseñanza de los atletas profesionales que patrocina la marca.

Estos atletas son testigos de primera mano del cambio climático en sus expediciones y comparten sus experiencias con los estudiantes que comprenden el problema de un manera mucho más fácil que cuando un profesor te dice que te leas un libro de 300 páginas sobre impacto medioambiental.

Bueno, después de esta chapa que te he dado, voy a pasar a contarte algo que seguro te parece más interesante, voy a hablarte de dos productos de The North Face para tus actividades outdoor o, simplemente, para tu vida diaria, lo dejo a tu elección.

Chaquetas de The North Face

La colección de chaquetas de The North Face, tanto para hombre como para mujer, es muy amplia con modelos para todas las épocas del año y con unos diseños muy variados.

Pero no te preocupes, sólo te voy a traer una representación de sus chaquetas.

Chaqueta Thermoball de The North Face

La chaqueta Thermoball es ideal para cualquier actividad, entorno y clima.

La tecnología ThermoBall™ ofrece la ligereza, estructura acolchada, calidez y capacidad de compresión del plumón, y a la vez el rendimiento aislante ante la humedad del clima de los tejidos sintéticos.

Esta tecnología es fruto de la alianza de The North Face con PrimaLoft® para dar una nueva alternativa sintética al relleno de pluma.

La característica más importante del Thermoball es que mantiene el calor incluso al mojarse.

Parkas de The North Face

La colección de parkas de The North Face abarca un gran abanico de posibilidades, desde un abrigo para tu día a día en la cuidad hasta una expedición en un lugar remoto donde las condiciones climáticas sean adversas.

Incluso existen parkas, tanto de hombre como de mujer, con la tecnología Gore-Tex para climas húmedos.

Plumas de The North Face

Las chaquetas de plumas de The North Face están confeccionadas con plumas de ganso para tener el máximo aislamiento en los climas más adversos.

La marca ha vuelto a rediseñar a colección Nuptse de los años noventa que, particularmente, no me gusta, pero ya sabes que para gustos los colores. Y ¡qué colores!.

Y, después de ver el lado más frívolo de la marca, vas a conocer otro icono de The North Face como son las mochilas.

Mochilas de The North Face

La colección de mochilas de The North va desde mochilas escolares y urbanas hasta las mochilas más minimalista para el alpinismo más extremo, pasando por las bolsas para expediciones y maletas de viaje.

Te voy a presentar los modelos más icónicos de la marca.

Mochila de Senderismo de The North Face

La mochila de senderismo más famosa de la marca es el modelo Terra.

La Terra 55 es una mochila fina, ligera y resistente. Tiene un canal de malla vertical en el panel trasero que mejora el flujo de aire y aumenta la comodidad. Su sistema de suspensión Opti−Fit™ garantiza un ajuste técnico y cómodo en el transporte combinado con el novedoso sistema Dyno Lite System™ ayuda a mejorar la distribución de la carga.

Cuenta con una cremallera en J que facilita enormemente el acceso al interior.

Mochila de Alpinismo de The North Face

La Mochila de alpinismo Verto 27 es la mochila de The North FAce adecuada para realizar rápidas incursiones alpinas, permitiéndonos llevar el material necesario de la forma más cómoda.

Su tapa superior tipo seta permite que aumentemos su capacidad e incluso que la quitemos y así reducimos el peso de carga en caso necesario.

Características:

  • Capacidad de 27 litros.
  • Tejido 210D high-tenacity nylon.
  • Panel estructural desmontable.
  • Ligera y altamente resistente.
  • Funda de hidratación.
  • Peso aproximado de 453 g.

Bolsa de Viaje de The North Face

Otro de los iconos de la marca son las bolsas Duffels.

Son bolsas de viaje para mujer y hombre de The North Face perfectas como bolsas de gimnasio, bolsas de deporte o bolsas de expedición.

La colección se caracteriza por telas resistentes e impermeables y compartimentos de malla con cremalleras para mantener tu equipaje organizado y protegido en todo momento.

Maleta de viaje de The North Face

La maleta The North Face Rolling Thunder 22 está hecha para acompañarte en tus escapadas de fin de semana.

Tiene 40 litros de capacidad que te sirven para guardar todos tus objetos y llevarlos en cabina (cumple los requisitos en cuanto a dimensiones de equipaje de mano) de la manera más cómoda, segura y sencilla.

En el interior, puedes organizar tu ropa con el bolsillo de malla con cremallera y en el exterior también tiene dos bolsillos para guardar aquellas cosas que necesitas de más fácil acceso. Puedes rodarla con comodidad, gracias a su asa extensible y sus ruedas con sistema de autolimpieza.

Mi Experiencia Personal

Te puedo decir que The North Face es mi marca de ropa de montaña favorita y tengo muchos productos de la marca.

Pero quizás una persona adulta no sea un ejemplo objetivo de cómo funciona una marca, los que realmente dan valor a una marca son….. Los niños.

Esos locos bajitos se ponen sus prendas y tiran pa´lante, da igual lo que se ponga de por medio. Si hay que tirarse por el suelo, pues me tiro con la cazadora que le ha valido a mis padres una pasta. Pero ¡qué pasta más bien gastada!.

Ésto lo digo con conocimiento de causa porque mis dos hijos tiene la chaqueta de The North Face Quest y con unos resultados excelentes. El mayor le ha dejado a la pequeña la suya porque se le ha quedado pequeña, y ella encantada con ella porque es cómoda, da calor y es impermeable.

Dicho sea de paso que al mayor le hemos vuelto a comprar el mismo modelo en su talla.

Y, ya que mis hijos la tienen, pues el padre no iba a ser menos y tengo el modelo impermeable de hombre pero sin forro.

Y a tí, ¿qué te parece la marca The North Face?

Si esta marca no te ha gustado, puedes probar con otra aquí.

Espero tus comentarios para ir mejorando el blog y suscríbete para ser el primero en recibir las publicaciones